Yesminymas’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Perfil de un Docente Capacitado para enseñar

¿Cuál es el perfil de un profesor que esta capacitado para enseñar a sus alumnos para aprender a aprender?

 

perfil_profesional1 En la actualidad, uno de los retos mas importantes que enfrenta el docente es brindar una educación de calidad para preparar a sus alumnos a enfrentar óptima e integralmente los desafíos que imperan en la nueva sociedad del conocimiento, y el manejo de las nuevas tecnologías así como la comprensión de la información, es por esto que se hace relevante que el docente maneje de manera eficaz las estrategias de enseñanza y de aprendizaje que permitan a los alumnos Aprender a Aprender.

 

Con el  fin de  responder a estas exigencias sociales, es necesario  abordar la pertinencia de los contenidos y estrategias educativas,  que desde una perspectiva estudiantil,  son de importancia  para  resolver  los problemas  que surgen  en un ámbito educativo  y social,  entendiéndose esto como  la transferencia  de los aprendizajes de una educación formal  aplicados en un contexto real.  

 

 Por lo anterior surge la interrogante: ¿Cuál es el perfil de un profesor que esta capacitado para enseñar a sus alumnos para aprender a aprender? Dado este cuestionamiento, se vio en la necesidad de hacer una revisión y análisis exhaustivo del tema, lo cual arrojaron otras preguntas claves que ayudarían para darle respuesta al problema planteado, tales como: ¿Qué es y que implica el aprender a aprender?, ¿Cuáles son las estrategias de enseñanza y de aprendizaje que le permiten al alumno aprender a aprender? y ¿Cuál es el impacto que ha tenido la capacitación docente en el proceso de enseñanza – aprendizaje?, se inicio la búsqueda de información la cual proporciono elementos para  poder identificar el perfil que se requiere en cuanto habilidades, conocimientos, actitudes y valores que debe poseer el docente para promover en sus alumnos el “Aprender a Aprender”. A continuación se muestran en la tabla 1 las respuestas a las interrogantes planteadas.

 

 

¿Cuál es el impacto que ha tenido la capacitación docente en el proceso de enseñanza – aprendizaje?

 

La capacitación docente implica asignarle a este un papel mucho mas complejo del que lo ensenanzaconcibe como un  transmisor de conocimientos, para esto La comisión para la capacitación  y actualización del personal docente propone  que se impartan las siguientes temáticas:

 

A)    Introducción a los procesos de cambio.

B)    Elementos del currículo escolar.

C)    Reconstrucción del perfil docente en el aula

D)    Evaluación del aprendizaje.

 

Se ve necesario abordarlas desde las siguientes dimensiones:

          La dimensión epistémico – conceptual (conocimientos)

          Metodológico instrumental (la enseñanza)

          Desarrollo humano (la persona)

          Filosófico social (el grupo)

 

Todo esto, con el fin de permitir la descentración y genere un cambio que exige una mayor apertura a los docentes para entender la necesidades de los otros, sus alumnos y también para ofrecer diversas opciones de instrumentar el proceso didáctico en las aulas, así como una constante actualización y, sobretodo un compromiso decidido con la educación.

 

En general se puede decir que los docentes han dado un salto significativo en materia de capacitación, sin embargo, se hace necesario formar nuevos esquemas mentales que conduzcan a la aceptación y un compromiso colectivo para promover situaciones de aprendizaje que transformen los vínculos educativos y sociales.

 

¿Cuáles son las estrategias de enseñanza y de aprendizaje que le permiten al alumno aprender a aprender?

 

Según, Ruvalcaba, las estrategias de enseñanza son los procedimientos utilizados por el profesor para promover el aprendizaje en los alumnos, aunado a esto, es importante   saber que las estrategias de aprendizaje son los procedimientos que un alumno adquiere y emplea de manera intencional como un instrumento flexible para aprender a aprender, solucionar problemas y demandas académicas.

 

estrategiaDe ahí la importancia de que el docente conozca y maneje este tipo de estrategias para promover en los alumnos un aprendizaje con sentido y aplicación.

 

 Ahora bien, las estrategias que se proponen son las siguientes:

          Promover la búsqueda y análisis de la información, mediante la investigación.

          Conseguir que el alumno domine técnicas de estudio como la lectura desde un punto de vista crítico y reflexivo, mediante la resolución de problemas reales.

          Ayudar al alumno a desarrollar una actitud metodológica de descubrimiento, a través de la indagación e interacción con el objeto de aprendizaje, a fin de promover la autonomía en el aprendizaje.

 

Por lo tanto se considera que estas estrategias son las elementales para que el alumno adquiera herramientas  para desarrollar la habilidad de aprender a aprender.

 

¿Qué es y que implica el aprender a aprender?

 Cuando se habla de aprender a aprender se refiere “al proceso evolutivo del desarrollo de habilidades, destrezas y actitudes hacia el aprendizaje, formando en la persona un ser creativo, crítico y reflexivo” Saucedo, (2006). Lo cual significa que la persona no solo reciba el conocimiento, sino que sea capaz de incorporarlo al previo y de esta manera que sea significativo para la aplicación en diversos contextos, ya sea en su propio beneficio como en el de otros.

Por lo anterior, aprender a aprender implica:

 

          Hacer uso de la reflexión al momento de realizar una tarea específica o actividad.

          Aprender a desaprender, esto significa eliminar lo que se ha aprendido que ya no es útil y dejar que los nuevos conocimientos puedan ser adquiridos con facilidad.

          Que la persona conozca su proceso de aprendizaje, que le permita identificar cuales son sus habilidades de aprendizaje y cuales necesita mejorar.

          Emplear estrategias de estudio pertinentes para cada situación.

          Valorar los logros obtenido y corregir sus errores

 

 Por lo tanto se hace referencia a la frase citada por Garza, (2000), aprender a aprender “Es una habilidad combinada con actitud, habilidad porque se necesita echar mano de herramientas para construir y reconstruir el conocimiento, y actitud porque se requiere de la disposición del individuo para comprometerse en la búsqueda de su aprendizaje”.

 

Como se puede observar, se necesitan cambios radicales enfocados  en los nuevos paradigmas que están surgiendo en el contexto educativo, por lo cual el perfil del docente debe de ser más exigente para poder enfrentar los nuevos retos de la actualidad. Es por ello que el docente requiere nuevas habilidades, actitudes, conocimientos y valores, los cuales se especifican a continuación:

 

¿Cuál es el perfil de un profesor que esta capacitado para enseñar a sus alumnos para aprender a aprender?

 

Creativo,

Diferentes momentos del proceso de aprendizaje

Optimista 

Honestidadalumnos

 

Reflexivo y crítico

Actualizado e informado en su especialidad

Perseverante

Responsabilidad

 

Ser participativo

Dominar los contenidos básicos comunes

Investigador

Ético

 

Comunicación

Elaboración y la implementación de Proyectos Educativos

Reflexivo

Respeto

 

Orientador

Analizar y de interpretar los resultados de su trabajo

Autenticidad

Tolerancia.

 

Planificación y administración

Aprovechará los contenidos curriculares

Aceptación

Equidad

 

Motivar

Capacidad de aprendizaje y un espíritu crítico e innovador

Comprensión 

Generosidad. 

 

Transmisor de conocimiento

Un grado académico superior al nivel en que enseñan, y prepararse académicamente cada día

Relaciones interpersonales

 

Regular su actuación para realizar una tarea o resolver un problema

    

ACTITUDES

 

Una de las actitudes básicas que debe tener el profesor es ser una persona optimista, porque mediante ésta poseerá la capacidad para incitar a sus alumnos al logro de los objetivos propuestos y hacerlos responsables de su propio trabajo y aprendizaje, propiciando en ellos grandes expectativas del cómo sus propios esfuerzos son parte fundamental  para tener éxito y cumplir lo planteado (Maruny, 1990); lo cual lo logrará al demostrarles que les tiene confianza, siendo  sincero  y haciendo frente a las realidades adversas tomándolas como una fuente  constructiva en el resultado de cada tarea como base para el mejoramiento continuo de su desempeño (Rodríguez, 2002).

 

Ser perseverante, para que se involucre de una manera más comprometida en la búsqueda de las mejores formas que sean posibles para enseñar a aprender, lo que le permitirá identificar las estrategias de aprendizaje que sean de mayor utilidad e indagar en cuales son las necesidades y expectativas de sus alumnos (Mateos, 2007), además de aprovechar todas las oportunidades que se le presenten para llevar al alumno a desaprender, así como también a seleccionar los medios y métodos para alcanzar mejores logros y generar mayor interés y satisfacción en el aprendizaje de sus alumnos (Salinas, 2002).

 

Investigadora, ésta suministra información fundamental para detectar fácilmente y llevarlo hacer un análisis más profundo de las factores que puedan estar favoreciendo u obstaculizando el progreso en el aprendizaje de los alumnos (Mateos, 2007), además que utiliza los resultados obtenidos para reformular objetivos y procedimientos, enriquecer metodologías y técnicas de enseñanza que se adapten a la etapa por la que están pasando sus alumnos. También se cuestiona más el hecho del  ¿Por qué? de las cosas o situaciones que se presentan, como puede mejorarlas, no es limitativo busca diferentes alternativas para dar respuesta, además, lo lleva a ser más accesible a nuevas ideas, enfrenta retos para conocer nuevos caminos y experiencias que favorezcan el aprendizaje  (Colom, 2003).

 

 Reflexivo de lo que ocurre en el aula y porqué esta sucediendo, ya que el  alumno con sus reacciones, demuestra continuamente sus necesidades y comprensión de la tarea, a través de sus participaciones y dudas generadas,  lo que a la vez beneficia porque se da bases y sustento para realizar una planificación más metódica de las actividades (Onrubia y Coll, 1993), así como el análisis de su práctica, toma de decisiones y solución de los problemas de acuerdo a las situaciones que afectan e inquietan la estabilidad del alumno, también en el cómo estimular la participación de sus alumnos, organizar y coordinar esfuerzos, para lograr los objetivos educacionales (Díaz Barriga y Hernández, 2002).

 

La autenticidad, es la más importante en la relación maestro-alumno, ya que cuando el docente es una persona auténtica y se relaciona con el estudiante sin máscaras, es mucho más efectivo como facilitador del aprendizaje (Colom, 2003); cuando el docente es la persona que es, indica con claridad las formas del por qué actuó así ante una situación y acepta y transmite sus propios sentimientos, facilita que el alumno también exprese lo que siente o piensa con mayor confianza; que puede enojarse, pero también ser sensible o simpática, lo que a la vez genera un clima de confianza, libre expresión y una relación más cercana con el alumno (Salinas,2000). Rogers (1972),  “cree que quizá lo más importante no es que el docente cumpla con el programa o emplee las técnicas didácticas más modernas, sino que sea coherente y auténtico en su relación con los alumnos”.

 

Aceptación y comprensión, es una situación primordial para que se dé el aprendizaje significativo y sólo puede producirse si el docente es capaz de aceptar al alumno tal como es y comprender sus sentimientos (Mateos, 2007); si es capaz de aceptar al alumno, sentir respeto sinceramente y comprender los sentimientos de miedo, inquietud, desilusión y ansiedad que se generan en el alumno cada vez que se enfrenta ante una situación o material nuevo, habrá de tener grandes beneficios porque tomará en cuenta los elementos  que influyen y guiara al alumno en el  cumplimiento de las circunstancias del aprendizaje evitando que caigan en la desesperación o la impotencia, esto aumenta la posibilidad de que tanto el alumno como el maestro aprendan a aprender juntos y sean creadores de estrategias (Hernández, 2002).

 

Relaciones interpersonales, un elemento central en el proceso de aprendizaje porque se establecen las característica relacionadas tanto al profesor como al alumno, así como las interacciones que se establezcan entre éstos, ya que de la disposición e identificación que se de en este encuentro dependerá el clima de aprendizaje que tendrán (Colom, 2003). Lo que caracteriza una buena relación entre profesor – alumno es la presencia de estima, aceptación y confianza, ya que al profesor le pertenece promover la creación de un ambiente donde los alumnos obtengan la posibilidad de expresar lo que piensan y sienten de una forma responsable y participativa, así como sus necesidades y dificultades que se les presenten, para poder apoyarlos en su desarrollo personal y escolar (González, 2006).

 

JUSTIFICACIÒN

 

Por lo tanto, el echo de que el profesor cuente con las actitudes anteriormente mencionadas, según González (2006), lo importante hoy en día es lograr y compartir  un conjunto de actitudes que ayuden al alumno aprender a aprender, ya que todo aprendizaje requiere de tiempo, por lo que un buen profesor que desea enseñar a sus alumnos a aprender a aprender, valorará el tiempo que necesita cada uno de sus alumnos para aprender, organizará y proporcionará a todos el tiempo y la dedicación necesaria para solucionar las dificultades que se presenten en el aprendizaje. El profesor debe ser comprensivo, y tener disposición para entender y ayudar al alumno; “en este sentido es bueno extraer antecedentes de la propia experiencia personal, que establezcan vínculos con el alumno en cada circunstancia lo cual requiere tener actitudes positivas que permitan el acercamiento con el alumno”.

 

Además, según Dengo (2005), si bien es cierto que las actitudes de los profesores favorecen la promoción de buenas situaciones de enseñanza – aprendizaje, lo que conlleva a que los profesores a tener una mayor responsabilidad, ya que como toda persona tienen ideas, comportamientos y actitudes sobre lo que hay que conectar cualquier actividad formativa, porque el alumno continuamente está creando asociaciones entre lo que aprende y lo que observa, y el contexto en que ha aprendido adquiere un gran valor para su aprendizaje; por lo tanto un conjunto de actitudes son necesarias porque no se le puede exigir al alumno que posea determinada actitud si el profesor no la tiene, no la ha formado y no la aplica permanente con ellos.

 

CONOCIMIENTOS

 

Un buen profesor deberá se facilitador del aprendizaje por manejar los diferentes momentos del proceso de aprendizaje, creando situaciones que estimulen en los estudiantes la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas, acorde con los avances científicos, tecnológicos y humanísticos, dotando al educando de los instrumentos que lo capaciten para educarse y autoeducarse continuamente, estimulando el desarrollo de procesos de aprendizaje acorde con el entorno donde se desenvuelve (Glatthorn, 1997)

 

Integra aquellos conocimientos que lo mantienen actualizado e informado en su especialidad, capaz de asimilar los cambios, producto de su crecimiento científico, tecnológico, humanístico e incentivar una búsqueda constante, desarrollando destrezas para investigación de documentos y tener así una visión multidisciplinaria, contemporánea y de vigencia en su función de educador. Deber ser promotor de su auto-desarrollo, con una actitud abierta hacia el cambio y participativa en actividades de perfeccionamiento (Izarra, 2007).

 

Un buen docente deberá dominar los contenidos básicos comunes y ser capaz de contextualizarlos en su tarea docente, para que el educado los lleve a la    práctica, y le servirán para ser autodependiente (López,2002).

 

Un buen docente debe ser capaz de participar, juntamente con otros docentes, en la elaboración y la implementación de Proyectos Educativos, de acuerdo con las necesidades que presenta la sociedad y que solo el contexto educativo puede suplirlas (García, 2003).

 

Un buen docente debe ser capaz de analizar y de interpretar los resultados de su trabajo, además evaluarlos y de modificarlos para mejorar la calidad del aprendizaje en los alumnos (Vásquez, 1999)

 

Un buen docente debe analizar la información de fuentes primarias, de resultados de innovaciones y de investigaciones, así como de bibliografía actualizada sobre temas de actualidad que logren la formación integral del educando, además dicha información deberá ser totalmente confiable (Pozo, 1994)

 

Un buen docente aprovechará los contenidos curriculares y las experiencias y conductas cotidianas en el aula y en la escuela para promover la reflexión y el diálogo sobre asuntos éticos y sobre problemas ambientales que disminuyen la calidad de vida de la población; Propiciará el desarrollo moral autónomo de sus alumnos, y favorecerá la reflexión y el análisis del grupo (Soria, 2003).

 

Un buen docente debe tener la capacidad de aprendizaje y un espíritu crítico e innovador que le permita valorar las nuevas corrientes e incorporarlas a su práctica, con el objetivo de hacer el mejor aporte posible a la comunidad educativa a la que pertenece (Santamaría, 2001)

 

Un buen docente debe tener un grado académico superior al nivel en que enseñan, y prepararse académicamente cada día, con conocimientos actualizados en su especialidad profesional (González, 2000

 

HABILIDADES

 

En un mundo donde el conocimiento, habilidades y valores se vuelven obsoletos rápidamente, se debe preparar aprendices que puedan aprender a lo largo de su vida bajo la visión de la educación como aquella que proporciona al alumno las herramientas básicas para desarrollarse en su entorno, se deben fomentar las habilidades que promuevan el autoaprendizaje responsable de las personas para poder hacer frente a este mundo globalizado y cambiante.

 

El Enseñar a que los estudiantes aprendan a aprender, requiere que se les impulse a tomar riesgos, experimentar y reflexionar y estar abiertos a los cuestionamientos, Aprender como usar los recursos, acerca de como trabajan, sus limitaciones, que pueden y no pueden hacer y conocer su impacto en la sociedad, son conocimientos y habilidades esenciales para permitir el aprendizaje durante toda la vida.

 

Cuando se habla de habilidades no solo se habla de las que se pretenden desarrollar en el alumno, el docente como tal debe dominar ciertas habilidades a continuación se mencionan algunas:

 

En primera instancia es bueno que el docente sea creativo, esta habilidad le permitirá aprovechar todos aquellos elementos existentes para solucionar la problemática de su comunidad estudiantil, generando nuevas alternativas para dar soluciones efectivas a problemas de aprendizaje y a su vez estimular la creatividad de sus propios estudiantes. (González, 2006)

 

La habilidad de ser reflexivo y crítico para valorar los logros de los demás, le permitirá determinar si los objetivos planteados se han logrado y en qué medida y por auto – evaluarse en forma permanente, esto es de verdad necesario ya que de esta manera se determinaran resultados tanto del trabajo del docente como del avance de sus alumnos, una buena evaluación fundamentada en un análisis exhaustivo y crítico siempre traerá mejores resultados para el aprendizaje. (Hernández, 2002)

 

Ser participativo, como agente activo y  promotor de cambios, debe ser capaz de intervenir en la toma de decisiones durante el proceso de su propio aprendizaje, con esto logrará incorporar a sus alumnos al proceso de enseñanza – aprendizaje permitiéndoles entender el sentido y la importancia que tienen todo lo que aprenden para su formación. (Salinas,2000)

 

Es importantísimo que todo docente maneje las habilidades de comunicación  con el fin de establecer y mantener relaciones armoniosas con sus alumnos y la comunidad en general, logrando expresar sus ideas de manera clara, y a su vez atendiendo planteamientos que le han de generar diálogos determinantes, por ejemplo aquellos en los cuales se haya que negociar por nuevas alternativas de solución a algún problema, generado dentro o fuera de su ambiente educativo. (González, 2006)

 

Dentro de esta habilidad se puede incorporar la de lograr ser un orientador, un docente debe fungir como aquel que se interese por atender al estudiante, contribuyendo con su formación individual y social, propiciando un clima psicológico que facilite la comunicación interpersonal y personal, convirtiéndose en algo más que un simple maestro para su alumno. (Díaz Barriga y Hernández, 2002).

 

Para que muchos requerimientos o aspectos relacionados con la educación y la función del docente se cumplan, es recomendable que éste maneje la planificación y administración de su acción educativa, esto con el fin de lograr una participación más eficiente en la organización y funcionamiento de los objetivos educativos planteados, planificando actividades que le permitan detectar necesidades de aprendizaje de los educandos, utilizando para ello los recursos que le ofrece la comunidad,  creando con esto un espacio racional en el que sus estudiantes puedan expandir sus capacidades para la acción y la reflexión. (Monereo, 1997)

 

Según Díaz, 2002, un docente capacitado para enseñara sus alumnos a aprender a aprender debe ser capaz de motivar a sus alumnos y planteares los temas como asuntos importantes y de interés para ellos, dando sentido, valor y aplicabilidad a lo que aprenden.

 

También es importante que evite apoderarse de la palabra, ser simple transmisor de conocimiento, es decir, no caer en la enseñanza unidireccional, esto es relevante en la práctica de cualquier docente debido a que en la actualidad este es un medio entre el conocimiento y el alumno no el transmisor oficial, lograr desarrollar esta habilidad ira ligado a la eficiencia de sus propios alumnos permitiéndoles desarrollarla en ellos mismos, sería bueno que éste planteara desafíos o retos abordables a los alumnos, que cuestionen y modifiquen sus conocimientos, creencias, actitudes y comportamientos, reflexionar sobre el estado de sus propios conocimientos y habilidades. (Díaz Barriga y Hernández, 2002).

 

Tener la capacidad de regular su actuación para realizar una tarea o resolver un problema, por ejemplo, al inicio de una tarea, el profesor podría preguntarse, aspectos relevantes como: ¿Qué objetivo quiero conseguir?, ¿Qué parámetros debo tomar en cuenta para resolver la tarea?, ¿Qué conocimiento necesitaré para efectuarla?, entre otros. (Gargallo,1995)

 

JUSTIFICACION

 

Estas como muchas otras habilidades son las que debe poseer un buen docente comprometido a lograr que sus alumnos aprendan a aprender, antes que nada para poder enseñar hay que haber aprendido y es importante que lo que como maestros daremos a conocer a los alumnos lo dominemos primero, el aprender a aprender implica aplicar todo lo que esta a nuestro alcance para lograr a prender tomando en cuenta todos los factores que lo determinan y impactan considerablemente, la palabra en si demuestra el valor de llevar al alumno más allá de un simple aprendizaje, esperando que todo lo que ha aprendido tenga aplicabilidad y gran sentido para la resolución de los problemas de la vida cotidiana a la cual se enfrenta, un docente sin esta bases simplemente no puede enseñar a aprender a aprender sin haber aprendido a aprender a aprender, se escucha redundante pero es lo real.

 

VALORES

 

Honestidad.  Un docente honesto se caracteriza por reconocer las habilidades de  las personas,  actuando con respeto y justicia,  razonando sus acciones con rectitud, decencia y honradez, actúan con base a la verdad.

 

Responsabilidad. La función del  docente no es solo estar frente a un grupo, para ello,   existe todo un gran proceso, como la planificación, selección de contenidos, elaboración de materiales. El  buen docente,  tiene que ser  responsable, mantener  una actitud positiva hacia sus  funciones  dentro del aula,  ser puntual y organizado, esto lo llevara al cumplimiento del objetivo docente.

 

Ético. El docente se preocupa por sus estudiantes, manifestando  un interes por lo que les sucede, y que los obliga a establecer un compromiso con ellos. 

 

La ética encierra en sí misma la noción de deber, en el caso de los docentes  el respeto a los códigos morales que tienen como propósito orientar las actitudes docentes en favor del estudiante. Desde esta perspectiva tiene el deber de asegurar el derecho que tienen los estudiantes: el desarrollo pleno de sus potencialidades a partir de sus personas.

 

Respeto. Considerando que este valor hace hinca pie  a respetar el valor de alguien,  podemos decir que este valor en un docente empieza desde la planificación, preparación adecuada de actividades de aprendizaje, no se puede  dar el lujo  de planear para no trabajar,  el tiempo de las personas es valioso por lo tanto se debe de aprovechar  tal cual. 

 

Aquí también, se toma en cuenta el comportamiento  hacia los demás, si se requiere respeto, se tiene que empezar por respetar a los demás.

 

Tolerancia. Los docentes en un aula,  a veces tienen mas de 20 alumnos con  diferentes formas de aprender, diferentes caracteres, diferentes situaciones familiares, económicas, unos aprenderán más rápido o más lento que otros.  Ante estas situaciones el docente debe de  ser tolerante  una de sus misiones es que todos sus alumnos aprendan.

 

Equidad.  Considerando que este valor es dar a cada quien lo que merece, el docente no debe  dejarlo  a un lado.   Al momento de calificar, se deben de considerar los criterios  de igual manera  para  todo, así mismo, no se debe de excluir a ningún alumno o participante  de adquirir un conocimiento nuevo.

 

Generosidad.  Se  dice que la generosidad es compartir con los demás, ya sea  algo tangible como algo material o intangible como lo pueden ser los conocimientos. Todo docente  se tiene que  identificar con este valor,  ofreciendo a sus alumnos,  los medios necesarios para  que este  aprenda de manera optima.  El docente no debería ser una barrera para que los alumnos aprendan, sino  todo lo contrario, el debe fungir en determinados momentos como guía, mediador u orientador.

 

 

BIBLIOGRAFÌA

 

 

 

Arends, R. (2007). Aprender a enseñar (7ma. ed). México: McGrawHill

 

Cecyten. (s.f.).  Capacitación y actualización del personal docente, como estrategia para mejorar la calidad del servicio educativo  en el Cecyten. Consultado el 20 de Enero de 2008 en:http://www.cecyten.edu.mx/documentos/academico/ACCESO%20A%20LA%20INF/PROGRAMAS%20ESTRAT/CAPACITACION%20DEL%20PERSONAL%20DOCENTE.pdf

 

Dengo, M. (2005). Actitud positiva del educador. Consultado el 28 de Enero de 2008, del sitio Educar juntos: http://matosas.typepad.com/educar_juntos/2005/07/educar_para_qu.html

 

Díaz Barriga, F. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo; una interpretación constructisvita (2da. ed). México: McGrawHill

 

Gargallo, B. (1995) Estrategias de aprendizaje. Estado de la cuestión. Propuestas para la intervención educativa, Teorías de la educación. Revista interuniversitaria, 7, 53-75

 

Garza, R. (2000). Aprender cómo aprender. México: Trillas.

 

Glatthorn, J. ( 1997). El aprendizaje en el aula. Colombia, recuperado 31 de Enero 2008 http://www.universidadabierta.edu.mx/htm.

 

González, I. (2006). La formación del alumno en valores y en actitudes. Consultado el 28 de Enero de 2008, del sitio Revista digital de Investigación Educativa: http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_sevilla/archivos/revistaense/n23/23060103.pdf

 

Heredia, A. (2003). Estrategias, procedimientos y recursos para la enseñanza y el aprendizaje de la historia en secundaria. Consultado el 23 de Enero de 2008 en:http://www.afsedf.sep.gob.mx/escuelas/convocatoria_docentes/cea/antologias/1608antol.doc

 

Mateos, N. (2007).  Dos enfoques del concepto aprender a aprender. Consultado el 27 de Enero de 2008, del sitio E-formadores / Red Escolar: http://e-formadores.redescolar.ilce.edu.mx/revista/no13_07/dos_enfoques.pdf

 

Monereo, C Y Castelo, M. (1997) Las estrategias de aprendizaje. Cómo incorporarlas a la práctica educativa. Barcelona: Edebé

 

Pozo, Juan Ignacio (1994), Teorías Cognitivas Del Aprendizaje. Edición 3 Español, España. Editorial: Morata, S. A. 

 

 

 

Rajadell, N. (s.f.). Los procesos formativos en el aula: estrategias de enseñanza-aprendizaje. Facultad de pedagogía. Universidad de Barcelona. Consultado el 23 de Enero de 2008 en: http://www.upm.es/innovacion/cd/02_formacion/talleres/nuevas_met_eva/rajadell_articulo.pdf

 

Wompner y Fernández, M. (2007). Aprender a aprender. Un método valioso para la educación superior. Consultado el 28 de Enero de 2008, del sitio Observatorio de la Economía Latinoamericana: http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/cl/2007/fwrf-aprender.htm  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: